Blog

Ene 09

Los 11 principios de Goebbels: versión Perú

El padre de la propaganda nazi, Joseph Goebbels, logró establecer 11 principios mediante los cuales orquestó un sistema de consignas propagandísticas para ser transmitidas mediante un poder centralizado del cine, la radio, el teatro, la literatura y la prensa.

El interés de este post será el mostrar que estos principios de la propaganda, no solo tienen vigencia hasta hoy en los órganos propagandísticos del sistema de marketing político, sino que pueden ser aplicables con casuística local.

1. Principio de simplificación y del enemigo único.

El caso más próximo a este principio se verá en las elecciones municipales y regionales del 2014, donde el enemigo único a “tumbarse” será Luis Castañeda Lossio. Al líder de Solidaridad Nacional las encuestas lo colocan, hoy por hoy, con un gran margen de diferencia a su favor (40%). Aunque para ello, uno de los oponentes tendrá que ajustarse a un solo pensamiento que fortalezca la imagen con la que se presentará al electorado, como la transparencia versus la corrupción.

2. Principio del método de contagio.

El actual gobierno nacionalista ha empeñado todos sus esfuerzos para hacer ver que la oposición representa un obstáculo para el país. Desde los congresistas, los distintos premieres y hasta el mismo Presidente han dirigido sus discursos contra los partidos políticos que representan una oposición, como el Apra y el Fujimorismo. Probar este site y ganar! Gracias a esto no es raro escuchar a voceros oficialistas hablar de “mafias” y “complots”. Se trata de reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo.

3. Principio de la transposición.

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y el equipo que la rodea a cargo del sillón edil encajarían muy bien en esta escena. Su labor ha sido enfocada en tapar los errores de su gestión, buscando cargar sus defectos a los que consideran sus adversarios políticos. Toda vez que no pudieron escapar de la responsabilidad, trataron de crear “buenas” noticias, incluso con información manipulada como el número de escaleras construidas durante su gestión. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque.

4. Principio de la exageración y desfiguración.

En este punto, el partido aprista peruano se ha vuelto una especie de academia, pues sus políticos pueden convertir un pequeño pasaje sin relevancia en un argumento en contra durante un debate político. En el Congreso, sus representantes lo han demostrado en una serie de oportunidades, como hace unas semanas cuando sacaron a la luz los detalles de la reunión del congresista Víctor Andrés García Belaunde con el presidente Ollanta Humala sobre el polémico caso López Meneses. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5. Principio de la vulgarización.

Pedro Pablo Kuczynski ha inscrito un nuevo partido para volver a tentar las presidenciales y continua con la misma estrategia de “vulgarización” con la imagen de su ya famoso muñeco de campaña conocido como “Ppkuy”. Esto se pudo apreciar en el logo que fue filtrado en redes sociales donde se observó al muñeco con el logo “Perú +” (nuevo nombre de su agrupación política) y los colores típicos que ya usó en la campaña presidencial del 2011.

6. Principio de orquestación.

Nuevamente escogeremos el nombre de Luis Castañeda para usarlo como ejemplo. En esta oportunidad por el caso de su campaña diseñada en base a repetir incansablemente las obras que realizó durante su gestión. Esto sin fisuras ni dudas que puedan surgir por parte de las críticas de sus adversarios por los casos de corrupción que ensombrecieron en alguna oportunidad su mandato frente a la Municipalidad de Lima.

7. Principio de renovación.

Los fujimoristas, a través de sus congresistas, se han encargado de emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el oficialismo ha decidido responder, el público ya estaba con la atención puesta en otra noticia, mayormente también creada por los propios fujimoristas. Las respuestas del Gobierno, en pocas oportunidades, han podido contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8. Principio de la verosimilitud.

El Partido Popular Cristiano es una de las pocas agrupaciones políticas que ha sido capaz de construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias. Lo demostraron a plenitud en la campaña de revocatoria donde, a pesar de lo que se pensó por su posición política, optaron apoyar al “No” y así crear un argumento que lo dejó con la etiqueta de “oposición responsable”.

9. Principio de la silenciación.

Alan García es un claro ejemplo a tomar en este rubro. Ha sabido acallar los cuestionamientos que pesan sobre su segundo gobierno sin muchas veces tener los argumentos técnicos y jurídicos a su favor. En la mayoría de casos ha sabido llevar los puntos en su contra al ámbito donde mejor sabe jugar: el político. Allí ha logrado disimular las noticias que lo desfavorecen y construir noticias en contra del gobierno que lo investiga.

10. Principio de la transfusión.

Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas. Se trata de hacer asociación de ideas, escoger una creencia o valor posicionado como a nosotros nos gustaría posicionarnos y unir mentalmente nuestra identificación a ello. El caso del ex presidente Alejandro Toledo durante las elecciones generales del año 2000 se posiciona con exactitud en este encabezado: capitalizó el tema provinciano y el concepto de “cholo” exitoso para crear una vinculación de arraigo con el Perú de “todas las sangres”. Hoy, esa identificación parece haberse desvanecido.

11. Principio de la unanimidad.

El próximo fallo de La Haya sobre el diferendo marítimo entre Perú y Chile ha provocado que el Gobierno elabore mecanismos para convencer a mucha gente de que los partidos políticos piensan “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad. Algo que quedará desbaratado cuando salgan a relucir los verdaderos intereses políticos tras conocerse los resultados de La Haya.

Déjanos un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *