Blog

Mar 24

Música y política

La música, por su gran capacidad para agitar los sentimientos, ha sido un excelente conducto para canalizar expresiones políticas por todo el mundo. Pero más allá de su uso en campañas electorales, evaluar su influencia en la sociedad, como un vehículo de protesta política, resulta sumamente interesante, sobre todo en países con una realidad nacional tan compleja como la del Perú.

En el mundo

En 1844, Giuseppe Verdi estrenó Nabucco, ópera en la que la comunidad de su país encontró no sólo un claro reflejo de la realidad social de la Italia de aquella época ⎯ que pedía a gritos independencia y unificación ⎯, sino también a un perfecto detonador de la revolución.

La letra del tercer acto de la obra – El exilio hebreo en Babilonia – conmovió de tal manera que quedó adherida al movimiento de Risorgimento. Aquella profunda letra se convirtió en el himno de aquel movimiento de oposición, que tomó como nombre el título de la pieza: Va pensiero.

En la segunda mitad del siglo XX, muchas bandas de rock ganaron popularidad gracias al uso de la protesta política en la composición de sus canciones. La mítica banda The Beatles y su tema Revolution (1968) criticaron el extremismo político de la época, y bandas como Pink Floyd y su Another brick in the wall (1977) despertaron el interés de los jóvenes por temas como el abuso de poder y la discriminación.

War Is Over

 

Años después John Lennon estrenaría temas como Imagine y Give Peace a Chance, canciones que se convertirían en himnos de unidad e igualdad entre los seres humanos con el fin de derrocar las armas y el odio en el planeta. En las últimas dos décadas, grupos norteamericanos como Cypress Hill y los mexicanos de Molotov han publicado música en contra del sistema político de su país y los Estados Unidos, con mucho éxito entre los jóvenes.

En Latinoamérica, la banda chilena Los Prisioneros fue muy popular en los ochenta gracias a la intensa presencia de la política y de la insostenible realidad sudamericana dentro de las letras de sus primeros discos, publicados. Canciones como La voz de los ochenta, Nunca quedas mal con nadie y El baile de los que sobran fueron sus temas más representativos. En Cuba, Silvio Rodríguez es el trovador más conocido, sus temas versan sobre la libertad y la identidad nacional. Y en Puerto Rico, la banda portorriqueña de rap Calle 13 presenta muy a menudo canciones políticas basadas en la opresión norteamericana y el consumismo, principalmente.

En el Perú

En nuestro país, la música y la política han trabajado juntas en diversos géneros, desde el rock hasta el hip hop y la música folclórica. Acá planteamos una serie de canciones con el fin de crear, con ayuda de ustedes, una especie de ranking, el cual estará abierto a más propuestas. La finalidad será armar un selecto repertorio de la mejor música peruana con expresión política.

Asesinos de la ilusión – Leusemia

Las torres – Los no sé quién y los no sé cuántos

Más poder – La Sarita

Lima – Tragokorto

Al intocable – Pedro Mo

Soy provinciano – Chacalón

Cholo Soy – Luis Abanto Morales

Los Mojarras – Triciclo Perú

Bareto – Camaleón

Los Shapis – Ambulante Soy

 

Déjanos un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *