Blog

Ago 28

Redes​ ​sociales​ ​y​ ​campañas​ ​electorales​ ​latinoamericanas

Las redes sociales han modificado el terreno de juego para el marketing político. Desde la participación de Obama en las presidenciales de los EEUU en el año 2008, no hay dudas en el éxito que éstas pueden aportar en una campaña electoral. Su victoria le consagró al primer Presidente afroamericano el título del político más emblemático de la Web 2.0.

Comenzando desde lo básico. En toda campaña política es fundamental el manejo de estudios de opinión pública y de análisis estadísticos para determinar las percepciones de los votantes en torno al candidato, los adversarios, los votantes y la elección, con sus circunstancias únicas.

Quizá, este diagnóstico socio-político sea la base principal para diseñar la estrategia de una campaña: El mensaje, los grupos objetivos a los que se dirigirá y los medios de difusión. Pero las campañas electorales del siglo XXI no sólo deben preocuparse por la manera en que el candidato se desempeña frente a una cámara de televisión o las posibles preguntas de una rueda de prensa.

Hoy en día, los estrategas deben crear y desarrollar un discurso coherente con las más modernas técnicas de Storytelling adaptadas a cada nicho estratégico y sector en el que se sub categoricen los electores por canales y redes sociales, facilitando el compartir de los distintos contenidos, apostando a la viralización.

Con cada vez mayor frecuencia en América Latina, los partidos políticos se enfocan en el uso de redes sociales para dar a conocer sus estrategias, mensajes y acciones, ya que pueden direccionar a sectores específicos. Esto lo confirma el estudio de IMS Mobile resume las tendencias en consumo digital y uso de aplicaciones móviles en Perú, Brasil,
México, Colombia, Argentina y Chile.

El futuro tiene mucho por decir en torno al uso de las redes sociales en la política y los procesos electorales latinoamericanos. La tendencia es clara: Cada vez se hará más uso de ellas en la comunicación y el mercadeo político. Los que sepan contar sus historias sabrán llegar con mayor rapidez a los corazones de los electores, y a los votos.